Bienvenidos a la web de textos bonitos. Donde podrás exprimir tu cerebro y poner en marcha toda tu creatividad para compartir todos aquellos textos que sean lo más. Votar por tu favorito y dejar tus comentarios.

"Lovers go home" por Mario Benedetti

Ahora que empecé el día
Volviendo a tu mirada
Y me encontraste bien
Y te encontré más linda
Ahora que por fin
Está bastante claro
Dónde estás y dónde
Estoy.

Sé por primera vez
Que tendré fuerzas
Para construir contigo
Una amistad tan piola
Que del vecino
Territorio del amor
Ese desesperado
Empezarán a mirarnos
Con envidia
Y acabarán organizando
Excursiones
Para venir a preguntarnos
Cómo hicimos.

 

"Comienzo" por Miguel Arteche Salinas

El jardín se ha posado en mi jardín.
Toda su galaxia resplandece a medianoche.
Los árboles destellan, las flores fulgen.
Tiene el césped una tersura de nimbo.
Bajan los transparentes
Y de sus cuerpos surgen peldaños de escala.
Los radiantes me llaman con sus cristales.
Mis años descienden en el cáliz de un instante.
Los centelleantes me han rodeado
Y me tienden sus ojos de oro.
El amor es una paloma de fuego que elevan.
Por fin llegaron.

 

"A una flor" por Manuel Acuña

Cuando tu broche apenas se entreabría
Para aspirar la dicha y el contento
¿Te doblas ya y cansada y sin aliento,
Te entregas al dolor y a la agonía?

¿No ves, acaso, que esa sombra impía
Que ennegrece el azul del firmamento
Nube es tan sólo que al soplar el viento,
Te dejará de nuevo ver el día?...

¡Resucita y levántate! Aún no llega
La hora de que en el fondo de tu broche
Des cabida al pesar que te doblega.

Injusto para el sol es tu reproche,
Que esa sombra que pasa y que te ciega,

 

"Uno no escoge" por Gioconda Belli

Uno no escoge el país donde nace;
Pero ama el país donde ha nacido.

Uno no escoge el tiempo para venir al mundo;
Pero debe dejar huella de su tiempo.

Nadie puede evadir su responsabilidad.

Nadie puede taparse los ojos, los oídos,
Enmudecer y cortarse las manos.

Todos tenemos un deber de amor que cumplir,
Una historia que nacer
Una meta que alcanzar.

No escogimos el momento para venir al mundo:
Ahora podemos hacer el mundo
En que nacerá y crecerá
La semilla que trajimos con nosotros.

 

"Escrúpulo" por Oliverio Girondo

Me parece que vivo
Que estoy entre los ruidos
Que miro las paredes,
Que estas manos son mías,
Pero quizás me engañe
Y paredes y manos
Sólo sean recuerdos
De una vida pasada.
He dicho "me parece"
Yo no aseguro nada.

 

"De vuelta a casa" por Miguel de Unamuno

Desde mi cielo a despedirme llegas
Fino orvallo que lentamente bañas
Los robledos que visten las montañas
De mi tierra, y los maíces de sus vegas.

Compadeciendo mi secura, riegas
Montes y valles, los de mis entrañas,
Y con tu bruma el horizonte empañas
De mi sino, y así en la fe me anegas.

Madre Vizcaya, voy desde tus brazos
Verdes, jugosos, a Castilla enjuta,
Donde fieles me aguardan los abrazos

De costumbre, que el hombre no disfruta
De libertad si no es preso en los lazos
De amor, compañero de la ruta.

 

"A Narciso Serra" por José Zorrilla

Poeta, ¡duerma en paz tu polvo inerte!
Aunque tu patria te esquivó, te amaba;
Podrías, si te alzaras, convencerte:
Tu gloria empieza do tu vida acaba.
Yo en tierra extraña, con la nuestra en guerra,
Te admiré y te aplaudí sin conocerte;
Y hoy, más viejo que tú, me cabe en suerte
Llorar sobre la tumba que te encierra.
Duerme en paz, y a mirar no te levantes
Qué estela dejas tras de ti en tu tierra:
Fueron tu vida y muerte las de Serra,
Pero es tu porvenir el de Cervantes.

 

"Si mi voz muriera en tierra" por Rafael Alberti

Si mi voz muriera en tierra,
Llevadla al nivel del mar
Y dejadla en la ribera.
Llevadla al nivel del mar
Y nombradla capitana
De un blanco bajel de guerra.
Oh mi voz condecorada
Con la insignia marinera:
Sobre el corazón un ancla
Y sobre el ancla una estrella
Y sobre la estrella el viento
Y sobre el viento una vela.

 

"Dedicatoria de un enamorado gracioso" por Anónimo

Me gusta la pepsi
y también el helado,
pero lo que más me gusta
es estar a tu lado!

 

"Para mi corazón basta tu pecho" por Pablo Neruda

Para mi corazón basta tu pecho,
Para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
Lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia,
Eternamente en fuga como la ola.

He dicho que cantabas en el viento
Como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto, como un viaje.

Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.